jueves, 4 de julio de 2013

"¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" (Philip K. Dick) y "Blade Runner" (Ridley Scott)





En un futuro la Tierra se ha visto asolada por una nube de polvo radiactivo que ha provocado un éxodo masivo propulsado por el gobierno. (Esto no se plantea en la película) Los emigrantes reciben un sirviente androide (replicantes en la película), réplicas casi exactas de los seres humanos a excepción de la empatía. Los androides que huyen de las colonias son rastreados y "retirados" por cazarecompensas (Blade Runner en la película)

Atrás queda un mundo en el que los animales están prácticamente extintos y se han convertido en una valiosa posesión, un símbolo de estatus social (los que no pueden permitírselos compran réplicas electrónicas) para la escasa población que aún reside en el planeta (la mayoría afectada por la radiación).



Tanto en el libro como en la película, la trama principal gira en torno al cazarecompensas Rick Deckard (Harrison Ford en la película), encargado de retirar a un grupo de androides fugitivos. La base de la historia es el debate filosófico acerca de la forma en la que sienten y deben ser considerados los androides.


Una de las principales diferencias entre ambas es que el libro abarca más puntos, mientras que la película se centra principalmente en la caza de los androides. Hubiera sido difícil hacer una película totalmente fiel al libro y Riddley Scott optó por potenciar el aspecto de cine negro aunque manteniendo las cuestiones filosóficas que dan vida a la historia.

El libro hace especial  hincapié en la religión conocida como mercerismo, una experiencia de empatía colectiva que los humanos llevan a cabo a través de unas máquinas con las que se conectan a la misteriosa figura del mártir Wilbur Mercer. En la línea de influencia cultural el libro habla también de "el Show del Amigo Buster", un programa de televisión que se emite de forma casi ininterrumpida y que critica con frecuencia el mercerismo.

Por otro lado  se da más importancia al papel de los animales dentro de la sociedad que, incluso tratándose de réplicas, llegan a convertirse en el elemento fundamental de la vida de los humanos. En la película se deja caer el tema de los animales, pero muy vagamente.

En la película el papel de Rachael/Rachel (interpretada por una hermosísima Sean Young) es algo diferente. No voy a spoilear al respecto, pero creo que la esencia del personaje cambia bastante. Me parece más interesante en el libro


Rick también me parece un personaje más profundo e interesante en el libro. A Harrison Ford le sienta bien el papel de cazarrecompensas, le da aspecto de cretino con encanto, aunque vocaliza tan poco que sin subtítulos me hubiera resultado imposible entenderle. A pesar de ser el protagonista de la historia es un personaje que no termina de conquistarme en cualquier caso. Sí me parece interesante el debate que surge en torno a él, que me dio la sensación de tener mucha más importancia en la película que en el libro; quizá porque en el libro el tema queda bastante zanjado.

imagen via
Por otro lado el personaje de Isidore, un "especial" obligado a permanecer en la Tierra por su escasa inteligencia, se ve suplantado por Sebastian en la película, un punto que no me sedujo demasiado. Isidore fue el personaje que más me gustó del libro, me parecía muy tierno y creo que su visión enriquece mucho la historia; en cambio Sebastian en la película... ni fu ni fa. Cumple su función y ya está.
imagen via 
El punto fuerte para mí en cuanto al cambio de los personajes es Roy Batty (Rutger Hauer), el líder de los androides fugitivos. Mientras que en el libro no me llamó especialmente la atención, en la película cobra más protagonismo y se convierte desde mi punto de vista en el personaje más interesante y logrado. Me parece un personaje absorbente en pantalla.

imagen via

Dejando atrás los personajes, lo que más me ha gustado de la película es la ambientación. El diseño de producción es magnífico, con un aire muy ochentero que crea una atmósfera original, decadente,  pesada y algo claustrofóbica. La película es muy oscura, literalmente. No obstante tuve la sensación de que hay elementos en la película destinados a "molar" sin más, a recrearse en esta ambientación, y que no hubieran sido necesarios. Aun así lo perdono porque, realmente, lo consiguen.
imagen vía
imagen via

Otro punto negativo es que en parte la atmósfera de la película y la banda sonora de Vangelis contribuyen a que se me hiciera un poco pesada. No pesada en el sentido de densa o complicada, sino que eché en falta más vitalidad. Tampoco soy muy fan de las escenas alegóricas. Aun así, después de dejarla reposar en mi cerebro unas horas, me ha encantado.

Pasando al libro, es un tipo de ciencia ficción bastante ligero. No se entretiene con explicaciones innecesarias, es fácil comprender y asimilar todos los términos, y resulta muy ameno y fluído. Es además bastante corto, 271 páginas en mi edición, así que se lee rápido y te deja material para filosofar una vez terminado.

¿Qué me gusta más? Me quedo con el libro, aunque el estilo de la película ha enriquecido la imagen que tenía. Ambos tienen cosas que destacan, así que recomiendo leer el libro y ver la película y simplemente dejar que se complementen. Los dos me parecen una maravilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada